Manifiesto en Castellano

Súmate al manifiesto en el formulario que hay al final de la página principal!

EN RUBÍ NO QUEREMOS SER CÓMPLICES DE LA VERGÜENZA DE LA UNIÓN EUROPEA Y EL ESTADO ESPAÑOL.

Los últimos acontecimientos alrededor de lo que conocemos como «crisis de l@s refugiad@s» no han hecho más que aumentar -si aún era posible- la inmensa vergüenza que los actos de la Unión Europea y de sus Estados miembros generan en la sociedad. El indigno mercadeo de cifras entre Estados para decidir cuant@s refugiad@s aceptaban fue ya en su día un espactáculo vergonzoso. No podemos olvidar que sólo durante el año 2015 llegaron a Europa más de un millón de refugiad@s y que en lo que llevamos de 2016 ya han cruzado las fronteras exteriores de la Unión casi 175.000 personas – en lo que constituye el mayor movimiento de poblaciones des de la Segunda Guerra Mundial – ni tampoco que los Estados Europeos finalmente se comprometieron a reubicar a 160.000 personas y sólo han cumplido con 1.145 de ellas.

Por lo tanto, la UE está incumplinedo todos los tratados internacionales relativos al derecho de asilo, está negando ayuda a personas perseguidas y cerrando las fronteras y defendiéndolas como si las personas que buscan refugio fueran sus enemigas. Y uno de los últimos episodios de este relato de la vergüenza de la UE – y de los Estados que forman parte de ella -, ha sido el acuerdo con el gobierno turco. Un acuerdo que cede a Turquia – a cambio de dinero (unos 6.000 millones de €) y de visados libres – una parte de la gestión de las fronteras exteriores de la UE, permitiendo así la devolución de todas las personas que crucen el Mediterráneo desde allí hasta Europa. Este acuerdo, además de violar los derechos humanos, dando validez a las conocidas como «devoluciones en caliente», cede la responsabilidad que tendría que asumir la UE a un Estado que comete graves violaciones de derechos fundamentales en su propio territorio y que no puede ser considerado de ninguna manera, un país seguro para las personas refugiadas y migradas.

Y por si todo esto no fuera suficiente, en estos últimos días hemos visto imágenes del ejército macedonio atacando con gases lacrimógenos el campo de refugiados de Idomeni (en la forntera entre Grecia y Macedonia) sin ninguna consideración por la zona de tiendas donde estaban la mayoría de refugiad@s. Hemos asistido también a la conversión de la mayoría de campos de acogida en campos de concentración militarizados y a las primeras deportaciones de personas esposadas con bridas hacia un Estado – el turco – que los devolverá a sus países respectivos, firmado así – en muchos casos – su sentencia de muerte.

Lamentablemente, esto no es todo; No hace falta irse tan lejos para encontrar violaciones graves de derechos humanos y de la legislación referente al asilo. Mucho más cerca de aquí, en Ceuta y Melilla, el Estado Español y la UE hace años que contemplan como personas que huyen de su país intentan cruzar la frontera y ellos responden a esta situación dramática con vallas, concertinas y repatriaciones «en caliente». Y aún más cerca, en nuestras propias ciudades, grupos enteros de personas migradas estás malviviendo en situación irregular y precaria, mientras nuestros gobiernos dan discursos en favor de la acogida. Y no podemos permitir que una realidad dramática acabe invisibilizando otra si no queremos generar diferencias entre las personas que huyen y crear una dinámica que permita la existencia de migrad@s de primera y migrad@s de segunda.

Por todos estos motivos, las personas, organizaciones y entidades que firmamos este manifiesto queremos dejar claro que:

  • Nuestro objetivo es la movilización de la población y la creación de una conciencia crítica por lo que respecta a los derechos de ciudadania y contra las violaciones de derechos humanos.

  • Rechazamos enérgicamente la política de fronteras tanto de la UE como del Estado Español que contribuyen a la generación de una Europa fortaleza que definede sus privilegios sociales y económicos con armas, gases y alambre de espino.

  • Rechazamos la vulneración sistemática de los derechos humanos por parte de la UE, sus Estados miembros y algunos de sus socios exteriores (ej. Turquía).

  • Queremos cambiar la política de fronteras de la UE y del Estado Español consiguiendo el establecimiento de vías seguras para la llegada de las personas que buscan refugio.

  • Queremos que se haga efectiva -en cualquier caso- la declaración de Rubí como «Ciudad Acojedora» y haremos lo que sea necesario para conseguirlo a través de la movilización y la acción.

  • Nos organizamos para dar respuesta a la situación actual y para luchar por la igualdad efectiva de derechos entre toda la población de Rubi, sea cual sea su procedencia o situación administrativa.

Rubí, 19 de abril de 2016

Anuncis